Sugerente o sugestivo

  • Imprimir

Cuando le comenté mi tema de tesis a mi mentor académico por primera vez, respondió: “ha elegido usted un tema muy sugerente”.  “Gracias”, le dije, pero para mis adentros pensé: “¿Sugerente o sugestivo?”.

Se trata de un doblete de adjetivos.  La palabra “doblete” usualmente designa las parejas de palabras que tienen un mismo origen etimológico pero distinta evolución fonética, por ejemplo: “cátedra” y “cadera” (que vienen ambas del griego “káthedra”, ‘asiento’).  Sin embargo, “doblete” también puede nombrar las parejas de palabras que comparten una misma raíz pero tienen diferente terminación, por ejemplo: “llamada” y “llamamiento”, o “congelación” y “congelamiento”.

En el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), “sugerente” y “sugestivo” son sinónimos.  “Sugerente” remite a “sugestivo”, que se define con tres acepciones: ‘que sugiere’, ‘que suscita emoción’ y ‘que resulta atrayente’.  No obstante, sabemos que los sinónimos perfectos son inusuales en la lengua.  Por lo general, cada palabra se va distinguiendo gradualmente de la otra, ya sea en el significado o en el uso.

Este es el caso de “provocador” y “provocativo”.  En la página web de la Fundación del Español Urgente (fundeu.es), alguien pregunta cuál es la diferencia entre ellas.  La contestación: “No hay ninguna diferencia de significado, pero sí de uso: ‘provocativo’ se emplea referido a cosas y ‘provocador’ referido a personas”.

Confirmamos esto en los corpus lingüísticos, donde abundan los ejemplos como “escritor provocador” frente a “vestuario provocativo”.  Se percibe además una diferencia semántica: “provocador” parece mantener un sentido más general, mientras que “provocativo”, en ciertas combinaciones, parece tener una valoración más sexual.

Hay casos que van más allá del doblete o pareja de palabras, como el de “terrestre”, “terráqueo”, “terrenal”, “terrícola” y “terrero”.  Son cinco adjetivos que significan ‘relativo a la Tierra o a la tierra’, pero tienen usos diferentes y rasgos semánticos particulares.  “Terrestre” se contrapone al cielo y al mar: “corteza terrestre”.  “Terráqueo” aplica solo al “globo”.  “Terrenal” se contrapone al cielo, pero en el contexto religioso: “paraíso terrenal”.  “Terrícola” se refiere a los habitantes de la Tierra.  Y “terrero” se usa en Islas Canarias y Puerto Rico para hablar de casas.   

Volvamos a “sugerente” y “sugestivo”.  Estos adjetivos no se distinguen mucho, al menos no todavía, especialmente en comparación a los sustantivos “sugerencia” y “sugestión”, que tienen sentidos muy diferentes.  En todo caso, ya sea sugerente o sugestivo, nunca supe lo que le sugería a mi mentor mi tema de investigación.

(Publicado en El Nuevo Día el 26 de agosto de 2012)