Universidad

  • Imprimir

torre-upr-foto-editEstos días exigen que nos detengamos en la palabra “universidad”.             

“Universidad” viene del latín “universitas”, que inicialmente significaba ‘totalidad’.  Esta palabra se fue aplicando a ‘la totalidad de los miembros de un grupo o comunidad’.  Entre esos grupos, estaban las sociedades de maestros y estudiantes, llamadas “universitas magistrorum et scholarium”.  Con el tiempo, y por metonimia, la designación de la institución se redujo a “universitas”.  Nuestra noción actual de “universidad” está basada, por lo tanto, en la idea de la totalidad de sus integrantes.

Etimológicamente, “universitas” viene de “universum”, ‘el ‘conjunto de todas las cosas’…   “Universo” quiere decir, literalmente, ‘vertido en uno’, por consiguiente, ‘completo, indivisible’.

Estas palabras y estos sentidos son grandes.  También lo es la familia de palabras a la que pertenecen.  Veamos una muestra.

La palabra madre fue “vertere”, latín para ‘girar, hacer girar, dar vuelta’, ‘derribar’, ‘cambiar’, ‘convertir’.  Ese sentido básico de ‘girar’ sirvió de base semántica a un número impresionante de creaciones.

De “vertere” salió “verter” en español, que significa ‘derramar o vaciar un contenido, usualmente líquido’ y, de ahí, “vertedero” y “vertiente”.

La noción de ‘girar’ también está en “vértebra”, que es ‘hueso que gira en torno a una articulación’.  De ahí, “vertebral” y “vertebrado”.

“Vértice” evoluciona del latín “vertex”, que nombraba el polo en torno al cual giraba el cielo, y también una cumbre.  “Vertical” y “verticalidad” vienen de formas latinas que significaban ‘que va a la cumbre’.  Del sentido de ‘girar’ sale además “vértigo”, la sensación de un movimiento rotatorio del cuerpo o de los objetos alrededor.  Lo “vertiginoso” es lo que causa vértigo.

Una sorpresa especial es “verso”.  Viene de “versus”, que era un ‘surco que da una vuelta’ y, de ahí, por extensión, ‘línea de escritura’.  Emparentadas con “verso” están “versículo”, “versar” (inicialmente ‘dar vueltas en torno a algo’), “versado”, “versátil”, “versión”.

Algunos derivados con prefijo son “advertir” y “advertencia”, del latín “ad+vertere”, que significaba ‘girar o dirigir hacia’ y luego ‘notar’.  “Adverso”, participio pasado de “advertere”, adquirió el valor de ‘hostil’; su familia: “adversidad”, “adversario”, “adversativo”.  En la onda de las ideas encontradas están “controversia”, “controvertido” y “controvertible” (para nosotros “controversial”).

Otro grupo prefijado es el de “conversar” y “conversación”.  Estas vienen de “conversari”, que significaba ‘vivir en compañía’ y luego ganó el valor de ‘comunicarse, hablar’.

“Divertir” y “diversión”, por su parte, tenían un sentido inicial de ‘apartarse’, que luego se extendió a ‘distraerse’.  La idea de la separación viene del prefijo “dis”, ‘aparte’ que sumado a “vertere” ‘girar’ da ‘girar hacia fuera’, ‘apartarse’.  De ahí “diverso”, “diversidad” y finalmente “divorcio” (la separación de esposa y esposo).

El grupo de “pervertir”, “perversión”, “perverso” resulta del latín “pervertere”, ‘trastornar’.  Mientras, “subversión”, “subvertir”, “subversivo” vienen de “subvertere”, literalmente ‘volcar desde abajo’ y luego ‘destruir’.  Más modernos son “malversar”, “malversación”, cuyos significados conocemos bien.

De “transversus”, con sentido de ‘transversal’, vienen “travesaño”, “travesía, “atravesar”, “a través de”, pero también “travieso” y “travesura”.

Aquí dejamos esta travesía algo vertiginosa del legado de “vertere”: desde “verso” hasta “perverso”, deteniéndonos en “universidad”.  Queda claro que podemos “verter” las cosas para adentro o para afuera, para bien o para mal, tanto en la lengua como en la sociedad.

Mi pasión por el idioma se la debo a la Universidad de Puerto Rico, y a los profesores que allí me abrieron la mente, me contagiaron su entusiasmo y marcaron mi vida definitivamente. 

¿Cómo vamos a permitir que esa experiencia universal, de todo volcado en uno, no esté disponible para la totalidad de los estudiantes en la Universidad en nuestro país?

(Publicado en El Nuevo Día el 19 de diciembre de 2010)